Seguramente has estado en una comida con amigos y por unos minutos, sin quererlo, eres el centro de atención por ser vegana.En algún momento de la discusión, salió el tema del veganismo y siempre hay alguien a que no le parece tu veganismo o simplemente piense que todo el mundo debería opinar cómo él o ella.

Y es que todo vegano ha pasado por preguntas que una y otra vez debe responder. Entre ellas, las preguntas más comunes según un estudio de la BBC son:

  1. ¿De dónde obtienes tu calcio y tus protenías?
  2. ¿Cómo puedes preparar un postre vegano si siempre lleva huevo o leche?
  3. ¿Qué le das de comer a tus mascotas?
  4. ¿Entonces, no usas lana?
  5. ¿Los veganos son más saludables?
  6. ¿Por qué eres vegano/a)

Al parecer, la alimentación de las personas veganas pueden incomodar más que sus posiciones políticas, ideológicas, religiosas o si le van al América o a Chivas. No es raro que a las preguntas se les anteponga la frase, “Yo tengo un amigo vegano pero…” o “No es por molestar, pero…” y que siempre la discución termine con un “…está bien pero yo no podría dejar el queso…” o “…casi ni como carne pero no le puedo decir que no a unos tacos al pastor…”, pero lo que es una constante es que ninguna de las preguntas más comunes tienen que ver con datos comparativos de contaminación ambiental, de huella hídrica, huella de carbono o incluso sufrimiento animal. ¿Por qué?

Por una razón muy sencilla: la verdad es incómoda y el consumo de productos animales, por más justificación personal que se le quiera dar, es altamente contaminante e irracional. Nadie, por más honesto que parezca, querrá aceptar ser irracional y causante del cambio climático.

 

Escrito por Veganísimo el súper postre para Yosoyveganisimo

Deja un comentario

Close Menu