• Categoría de la entrada:Noticias veganas

La nueva realidad resultado de la pandemia ha creado cambios estructurales en la forma de comprender nuestro mundo. En un principio el cambio más llamativo fue en relación con el teletrabajo y las reuniones virtuales en contraste con el pasar día tras día en oficinas y coworkings. Simultáneamente, el cambio se vio en la gestión de restaurantes en un cambio hacia los envíos de comida como medio para poder permanecer abiertos durante la pandemia.

 

Poco tiempo después, los diferentes ámbitos económicos comenzaron a identificar oportunidades de cambio a través de videollamadas como lo es la educación, la salud física y mental, la capacitación y muchas otras áreas que se veían muy difíciles de cambiar.

 

En otras dimensiones de la vida, también el cambio fue evidente: se multiplicaron los talleres en línea, los tutoriales en redes sociales, el yoga por internet y las rutinas deportivas en youtube. Con ello, se ampliaba lo que el streaming había realizado con el cine desde hace tiempo: no tener que salir de casa para disfrutar de una película de estreno así como no tener que salir de casa para poder hacer meditación guiada por maestros internacionales.  Son pocas las áreas que no se han visto en la necesidad de reformarse y reformular totalmente su modelo de negocios. Al día de hoy, nuevos tipos de conciertos se ofrecen sin salir del coche, al estilo de autocinema, y hasta es posible realizar marchas contra el gobierno bajo nuevos modelos de interacción.

 

Existe últimamente un impulso generalizado por un cambio aún más drástico a todos estos mencionados: la alimentación basada en plantas. Y es que no es raro entender que una alimentación basada en plantas es más saludable considerando múltiples factores: el riesgo cardiovascular, impacto en colesterol, diabetes y sobrepeso que están ligados a una alimentación rica en grasas animales y azucares procesados.

 

Y así como el mundo se da cuenta que mucha de esta alimentación rica en grasas animales y azucares se podía mitigar a través de un ritmo de vida activo (ir al gimnasio, hacer deportes colectivos, etc.), la pandemia ha generado a su vez un mayor sedentarismo, que a su vez, ha incrementado la alerta a la población que gustan de cuidar su salud pero se han visto forzadas a disminuir su actividad física exterior por la pandemia. Por ello, como estrategia que acompaña una adaptación a nuevas rutinas de actividades físicas interiores, se suma un cambio hacia una alimentación más saludable como lo es la dieta basada en plantas.

 

Pueden ser muchas razones por las que uno se hace vegano: porque uno prefiere el sabor de los productos veganos, porque uno se preocupa por el maltrato animal, porque uno quiere activamente contribuir con el medioambiente o quizá, simplemente, porque bajo las nuevas realidades, la mejor opción de mitigar riesgos, es regresar a las plantas.

 

Escrito por Veganísimo el súper postre

Deja un comentario